Contacta con nosotros en el 945 21 41 21

MINORITARIOS: DERECHO EXTRAORDINARIO, DIVIDENDO O RESCATE DE ACCIONES – Circular Informativa 1-2017

MINORITARIOS: DERECHO EXTRAORDINARIO, DIVIDENDO O RESCATE DE ACCIONES – Circular Informativa 1-2017

Fue en 2011 cuando se introdujo este derecho, como os informamos en aquel momento. Me atreví a calificarlo como “un derecho que iba a resultar muy polémico”: el artículo 348 bis de la Ley de Sociedades de Capital.

Artículo 348 bis. Derecho de separación en caso de falta de distribución de dividendos

  1. A partir del quinto ejercicio a contar desde la inscripción en el Registro Mercantil de la sociedad, el socio que hubiera votado a favor de la distribución de los beneficios sociales tendrá derecho de separación en el caso de que la junta general no acordara la distribución como dividendo de, al menos, un tercio de los beneficios propios de la explotación del objeto social obtenidos durante el ejercicio anterior, que sean legalmente repartibles.
  2. El plazo para el ejercicio del derecho de separación será de un mes a contar desde la fecha en que se hubiera celebrado la junta general ordinaria de socios.
  3. Lo dispuesto en este artículo no será de aplicación a las sociedades cotizadas.

Como en tantas ocasiones, se legisló algo que puede considerarse razonable (que haya un reparto de beneficios de un tercio de los mismos), en un momento no apropiado (plena crisis económica). Las autoridades rectificaron con rapidez, aplazando esta poderosa herramienta, por dos veces:

  1. Hasta 31 de diciembre de 2014
  2. Hasta 31 de diciembre de 2016

Llegado 2017, entra en vigor el artículo 348 bis, con todas sus consecuencias. Tal y como están las mayorías parlamentarias en el Estado, no era fácil que se pactara una nueva prórroga.

El cambio resulta radical respecto de nuestra legislación mercantil de siempre. Hasta ahora, si la mayoría de los votos de la Junta de una Sociedad decidían que no hubiera reparto de beneficios (o que fuera ínfimo), no existía en nuestro ordenamiento legal ninguna disposición que reconociera al socio o accionista minoritario el derecho al reparto de beneficios o dividendo. El único camino que le quedaba al minoritario era la reclamación ante la Justicia, en base al ejercicio abusivo de la mayoría, con grandes dificultades: costes de economistas y abogados, tiempos, enfrentamiento claro con los mayoritarios, etc.

De acuerdo al artículo 348 bis, pasados 5 años desde la inscripción en el Registro Mercantil (es obvio que los proyectos necesitan en la mayoría de casos un tiempo de maduración), el minoritario puede reclamar en la Junta General ordinaria el reparto de un tercio de los beneficios propios de la explotación del objeto social obtenidos durante el ejercicio anterior. Aquí desde luego, hay que hacer una crítica clara a la deficiente definición de los “beneficios propios de la explotación del objeto social”, que debiera haber sido precisada conforme a los conceptos contables (adecuadamente definidos en la normativa de los planes generales de contabilidad).

Si los socios mayoritarios se niegan a la distribución de beneficios, el socio minoritario que se proponga hacer uso de esta nueva prerrogativa, deberá exigir que conste en el Acta de la Junta General ordinaria su voto discrepante y, a partir de la celebración de la Junta, dispondrá de un mes para ejercer su derecho de separación.

     ¿Cuál será el precio?