Contacta con nosotros en el 945 21 41 21

EL CONSTITUCIONAL TUMBA NORMA FORAL DE “PLUSVALÍA MUNICIPAL” – Circular Informativa 4-2017

EL CONSTITUCIONAL TUMBA NORMA FORAL DE “PLUSVALÍA MUNICIPAL” – Circular Informativa 4-2017

La noticia del viernes no fue para nosotros la del caso Noos, sino la Sentencia del Tribunal Constitucional. Después de leer este fin de semana lo que ha trascendido en bastante medios, os resumimos las consecuencias y os aportamos algunas ideas.

Es probable que recordéis que en nuestra Circular 13-2014 teníamos claro que no tenía ningún sentido pagar un Impuesto si no había ganancia:

“… Si no hay ganancia, no debe haber impuesto: ni estatal, ni municipal, ni “intergaláctico”.”

En mayo de 2015, en nuestra Circular Informativa 6-2015 nos hacíamos eco del planteamiento de la cuestión de inconstitucionalidad por parte de un juez guipuzcoano (Carlos Coello), en relación con “una liquidación sangrante a una empresa guipuzcoana: vendió en 2014 una finca por 600.000 euros, cuyo coste de adquisición fue de más de 3 millones de euros en el año 2003. El ayuntamiento de Irún le giró una liquidación de casi 18.000 euros por este impuesto.”

En relación precisamente con este caso, el Tribunal Constitucional ha sentenciado a favor del contribuyente por unanimidad.

¿Qué norma ha declarado inconstitucional?

El fallo ha declarado inconstitucionales varios artículos de la Norma Foral 16/1989 del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana del Territorio Histórico de Gipuzkoa. Esta norma es idéntica a la de Alava, Bizkaia y la estatal.

¿Cuáles son las conclusiones del Tribunal?

Entiende el Constitucional que “no podrá crear impuestos que afecten a aquellos supuestos en los que la capacidad económica gravada por el tributo sea, no ya potencial, sino inexistente, virtual o ficticia”.

El Tribunal Constitucional analiza los preceptos cuestionados y sentencia que establecen “una ficción de incremento de valor” que, además, impide al particular “toda prueba en contrario”. Según indica el tribunal, “ello es así porque el aumento del valor del suelo se determina mediante la aplicación automática de los coeficientes previstos en la norma al valor catastral del suelo en el momento de la transmisión”, sin tener en cuenta si efectivamente el valor real se ha incrementado o no.

La sentencia considera que esta consecuencia “carece de toda justificación razonable en la medida en que, al imponer a los sujetos pasivos del impuesto la obligación de soportar la misma carga tributaria que corresponde a las situaciones de incrementos derivados del paso del tiempo, se están sometiendo a tributación situaciones de hecho inexpresivas de capacidad económica, lo que contradice frontalmente el principio de capacidad económica que la Constitución garantiza”.

¿Va a desaparecer este Impuesto?

Entendemos que el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana no va a desaparecer. El Constitucional ya indica en su Sentencia: “corresponde al legislador llevar a cabo las modificaciones o adaptaciones del régimen legal del impuesto que permitan no someter a tributación las situaciones de inexistencia de incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana”.

El problema es los legisladores han estado muy lentos y practicando la política del avestruz y es posible que se encuentren con problemas en cascada. Los Impuestos sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana se legislaron a finales de los años 80, tras décadas de aumento del precio de los terrenos y los inmuebles. El problema vino con el estallido de la burbuja inmobiliaria en esta última década. Las administraciones públicas, con una reducción de ingresos, fueron incapaces de afrontar el cambio de diseño del impuesto.

¿Qué podemos hacer en adelante si nos giran liquidaciones por este impuesto?